¿Adónde va y adónde fue el dinero ganado por los jubilados?

ADHERIMOS A UN SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL QUE BRINDE CONDICIONES DE VIDA DIGNAS  A LA VEJEZ Y A LA POBLACIÓN VULNERABLE.

QUEREMOS QUE LOS BENEFICIARIOS DEL SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL PARTICIPEN DE LOS RESULTADOS DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO Y PRODUCTIVO Y DE LA MEJORA DE LOS SALARIOS.

SIEMPRE LUCHAMOS POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES JUBILADOS.

POR ESO ADHERIMOS A TODA MARCHA Y MOVILIZACIÓN  QUE SE HAGA PARA PRESERVARLOS.

LOS JUBILADOS NO TIENEN LA CULPA DEL DESFINANCIAMIENTO HISTÓRICO DE LA CAJA PREVISIONAL. UNA CARGA QUE DEBERÍAN ASUMIR LOS FUNCIONARIOS RESPONSABLES DE TODOS LOS GOBIERNOS DEMOCRÁTICOS QUE NO RESOLVIERON ESTA SITUACIÓN. 

 

¿ADÓNDE VA Y ADÓNDE FUE EL DINERO GANADO POR LOS JUBILADOS?

No coincidimos con la letra de la reforma cuya  fórmula de actualización tiende a preservar la capacidad de compra, como objetivo primordial, lo cual equivale a cristalizar la actual situación de los jubilados que dista de ser suficiente para garantizar una vida digna.

ESTO ES LO QUE TODOS DEBEMOS SABER

El proyecto de reforma previsional impulsado por el Gobierno Nacional con la actual media sanción del Senado, cambia aspectos esenciales del sistema jubilatorio argentino y viola el Art. 14 bis de la Constitución Nacional y la Ley de Movilidad Social.

Una de las modificaciones más relevantes es la que se refiere al índice utilizado para actualizar los haberes de las jubilaciones y pensiones, y de otras prestaciones dinerarias del sistema de seguridad y protección social (como las asignaciones familiares contributivas y la asignación universal por hijo, entre otras).

Mientras que el índice de movilidad vigente incrementa el valor de las prestaciones a partir de la variación de la remuneración media de los trabajadores registrados del sector privado alcanzado anualmente a través de la negociación colectiva, y de la recaudación tributaria destinada al sistema de seguridad social (ANSES), la reforma plantea que la movilidad pase a determinarse por la evolución del nivel de precios al consumidor y, en una mínima medida.

La decisión de aplicar el nuevo índice de movilidad a partir de marzo de 2018 constituye el primer ajuste en las transferencias económicas y por lo tanto, el primer gran ahorro fiscal que produce la reforma previsional, a costa de sus beneficiarios.

El nuevo índice de movilidad implicaría una pérdida del 6% en el poder adquisitivo de las prestaciones respecto al valor que se alcanzaría con la metodología actual y un 8% con respecto a septiembre de 2015.

La mayoría de los cambios incluidos en el proyecto se encuentran dirigidos a reducir el gasto en concepto de seguridad social en detrimento de las prestaciones que otorga dicho sistema.

No queremos un retroceso en la equitativa distribución del ingreso ni  un cambio estructural en el sistema de seguridad social para aumentar la rentabilidad de las grandes empresas. Pretendemos avanzar en la construcción de un esquema que brinde condiciones de vida dignas a la vejez, de protección a los niños, niñas y adolescentes y de cobertura a la población vulnerable o incapacitada.

 

 

NOS MOVILIZAMOS ANTE EL INMEDIATO TRATAMIENTO DE LA REFORMA PREVISIONAL EN EL CONGRESO DE LA NACIÓN

JUEVES 14 DE DICIEMBRE

CENTRO EMPLEADOS DE COMERCIO DE MENDOZA

GUILLERMO PEREYRA CONDUCCIÓN

El Mercantil Digital

GRATIS
VIEW