Cada 17 de agosto, el general José de San Martín es recordado como el padre de la patria.

En 1850 muere en Boulogne Sur Mer, Francia, el General José de San Martín.
Quien nació en una misión de guaraníes y a los 11 años se convirtió en militar en España, de joven regresó para luchar por la libertad de nuestra patria, donde se enamoró y fue padre.
Ese San Martín de carne y hueso, hijo, esposo, padre y abuelo, fue un protagonista en la construcción de la Patria de todos.
Este hombre íntegro y sin ambición es el que merece el título de prócer.
El que promovía la cultura y el conocimiento
Un San Martín que ante Cabildo de Santiago de Chile, en 1818, rechazaba los diez mil pesos que le había ofrecido para gastos de viaje, expresando sus deseos de que esos fondos se utilizaran para la creación de una Biblioteca Nacional.
“La ilustración y fomento de las letras es la llave maestra que abre las puertas de la abundancia y hace felices a los pueblos … yo deseo que todos se ilustren en los sagrados libros que forman la escuela de los hombres libres.”

“La conciencia es el mejor juez del hombre de bien”

El Centro Empleados de Comercio de Mendoza recupera su figura para resignificar sus valores
Por una Patria ilustrada y libre, por una sociedad mejor