CUANDO LAS BUENAS NOTICIAS NO SON NOTICIA

1No es fácil hacerse cargo de las necesidades y expectativas de 19 mil trabajadores de comercio que integran una obra social. Hacerlo con el esfuerzo, la responsabilidad y la solidaridad que nos identifica es, tal vez, el mayor desafío. En un contexto complicado como el actual, sólo el compromiso y el profesionalismo de quienes no acompañan, pueden servirnos en la tarea cotidiana de procurar una vida mejor para cada trabajador de comercio.

Por la  opinión de  nuestros afiliados, a través de las tantas cartas de agradecimiento que habitualmente recibimos, sabemos y sentimos que se conoce el verdadero espíritu de nuestro trabajo y es lo que hace que este empeño  valga la pena. Es lo que nos impulsa y fortalece. Nos sentimos acompañados por las cotidianas  muestras de apoyo  de nuestros afiliados  trabajadores de comercio y sus familias.

 

Sin embargo, existe la excepción que confirma la regla.

Esta conocida frase, de uso en distintos idiomas, está cargada de un contenido polémico en sí misma. Una más correcta interpretación sería: “cuando nos encontramos con una excepción es mucho más fácil encontrar también la regla”. Desde la revista El Mercantil nos encargamos de informar sobre los beneficios y las acciones del CEC y OSECAC para nuestros afiliados. Es éste un medio idóneo de difusión al alcance de los compañeros trabajadores de comercio. Y la mejor herramienta y el mejor canal de comunicación para plantear ideas, inquietudes, necesidades y reclamos. Es nuestro medio de comunicación.

Ninguno  entiende mejor el problema de un trabajador de comercio que otro trabajador de comercio. Ningún otro comprende mejor las necesidades de un trabajador de comercio que su sindicato, porque para eso fue pensado.

La respuesta de nuestra gente nos obliga aún más a afianzar esta tarea de protección y defensa de su calidad de vida, pensando y aportando para el cuidado de la salud, la promoción de la educación, la defensa de sus derechos laborales, la inclusión de los discapacitados, el impulso al deporte y la contención de nuestros jubilados.

CON HECHOS, NO PALABRAS respondemos a las agresiones, al desconocimiento y a la falta de pertenencia a este gremio de quienes desconocen que las obras sociales sindicales, son de y para los trabajadores, porque ellos aportaron, aportan y sostienen el sistema solidario de salud.

1

Guillermo Pereyra

Secretario General – Centro Empleados de Comercion Mendoza

 

 

El Mercantil Digital

GRATIS
VIEW