Día de la NO VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

El Centro Empleados de Comercio de Mendoza, su Secretario General, Fernando Ligorria, y Comisión Directiva, consideran imprescindible manifestar su preocupación frente a esta situación que atañe a las mujeres.

En adhesión a la fecha, a través de las integrantes de la  Secretaría de la Mujer, se  repartió este lunes 25 de noviembre, el lazo violeta, símbolo de esta lucha, y se entregó folletería alusiva, a quienes trabajan en los comercios del microcentro mendocino.

“Transitamos los primeros meses de este año 2019 con un alarmante cantidad de femicidios. Se calcula aproximadamente, uno cada 27 ó 28 horas. Si bien sabemos que hemos logrado mucho con movilizaciones en cada punto del país, con encuentros y debates, no podemos parar este embate contra la vida de mujeres, jóvenes y niñas”.

Fuente: “Sobre femicidios comienzo de 2019” Facultad de Educación Universidad Nacional de Cuyo.

Las preguntas persisten ¿Por qué nos siguen matando? ¿Por qué abandonan nuestros cuerpos, como si además de matarnos sin tregua, no mereciéramos otro trato diferente al que se da a lo desechado? Es esta la forma más extrema de violencia contra la mujer.

Sostenemos que el rol de la educación, en todas sus formas, familiar, formal y no formal, es fundamental para generar conciencia y poder informar de estos sucesos que no se detienen. Cada día nos enteramos de un nuevo caso. Un femicidio significa, ni más ni menos, que una mujer fue asesinada, y no “encontrada muerta” como aparece en la sección de policiales  de algunos medios.

Como ciudadanos responsables tenemos la obligación de tomar una postura ante esta realidad con el objeto de pensar una comunidad, una provincia y un  país donde esto no ocurra más, donde la precariedad de la vida deje de ser la marca que nos caracteriza. Las mujeres, las niñas, las jóvenes seguimos en extrema situación de desamparo.

Se puede vivir sin violencia. Podemos hablar desde la NO VIOLENCIA.

El Centro Empleados de Comercio de Mendoza adhiere a esa lucha, promueve la concientización sobre el angustiante fenómeno y reclama acelerar los procesos para lograr su erradicación. Este es un pedido que no debería ya existir.

 El texto de la Ley 26.485, del cual repartimos tres mil ejemplares, habla de fijar y llevar a cabo políticas de protección, prevención y erradicación de la violencia.

Ante una realidad abrumadora y cifras alarmantes sostenemos que es tiempo de sensibilidad, de toma de conciencia y de compromiso, no de indiferencia y de apatía.

El Mercantil Digital

GRATIS
VER