DIEZ AÑOS DE AVANCE EN NEGOCIACIONES COLECTIVAS

Marchas

Cada vez que se alteró el sistema democrático en nuestro país en manos de las dictaduras militares, uno de los primeros derechos que se eliminaba era el de huelga, llevando esta herramienta sindical al plano del derecho penal. Por supuesto, esto venía acompañado por la intervención de los Sindicatos y la persecución de los dirigentes gremiales. A fin de favorecer al capital privado, las discusiones por mejoras salariales eran prohibidas. Sin dudas hay una directa relación entre el estado de derecho y la negociación paritaria.

Adelantándose a las conquistas laborales de los otros países latinoamericanos, bajo la presidencia de Perón en 1.950, se sanciona la ley que garantiza el derecho a la negociación colectiva (Ley 14.250). Esta norma legal, aún en vigencia, con algunas modificaciones sufridas para adecuarla a estos tiempos, prevé la negociación salarial para los trabajadores del sector privado. Luego se incorporaron los del sector público.

Luego de la última dictadura, en 1988, se sancionó la ley que devuelve a los Sindicatos el derecho constitucional de negociación colectiva del salario. Se retoman las paritarias y se firman ese año 200 convenios colectivos. Durante la presidencia de Menem, en la década del 90, la mayoría de los convenios firmados contenían cláusulas flexibilizadoras que siempre favorecían al capital privado. Las condiciones laborales, fruto de nuevas y más permisivas legislaciones afectaron la estabilidad del empleo.

No podemos dejar de mencionar que el Artículo 14 bis de la Constitución Nacional establece derechos laborales concretos, como son la negociación colectiva, la protección de los representantes sindicales, la huelga y el derecho a organizarse, entre otros. Y como antecedente
histórico, recordemos que la O.I.T. (Organización Internacional del Trabajo) firmó en 1.919 el Convenio Nº 1 referido a la limitación de la jornada de trabajo. Esta conquista laboral fue el primer reclamo de los trabajadores del mundo. La OIT es un organismo tripartito formado por Organizaciones de Empleadores, por representantes de los trabajadores y los gobiernos de los Estados del mundo.

En la actualidad, sabemos los trabajadores que el proceso político del Gobierno Nacional considera al trabajo y a los trabajadores como la herramienta fundamental de un modelo productivo. Como muestra de ello, es que en 2.009, en plena crisis mundial, el Ministerio de Trabajo de la Nación homologó 1.331 convenios contra los 208 del año 2002. Esas cifras se elevan hoy a más de 2.000 convenios que representan a los más de 9 millones de trabajadores de la Argentina.