Los muchachos de antes, inicio del CEC

Por Héctor Carrizo

El 22 de enero de 1943, la Sociedad de Empleados de  Comercio y Anexos comunica al Departamento Provincial de Trabajo que ocho casas de comercio de nuestra ciudad violan distintas leyes obreras. Según dicha comunicación los empleados trabajan más de nueve horas diarias, no se respeta el sábado inglés y se obliga al personal a trabajar durante la mañana del domingo. Además, se denuncia que no se conceden las vacaciones anuales, no se abonan las horas extras trabajadas ni se dan los descansos compensatorios.

El martes 2 de febrero de 1943 una delegación de empleados de comercio presidida por el compañero Ángel Borlenghi, Secretario General de la Confederación General de Empleados de Comercio, se reúne con el Ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Dr. Vicente Solano Lima. Allí, Borlenghi expresa el desagrado que había causado en el gremio el decreto que autoriza a que las mujeres trabajen hasta las 21 horas, haciendo notar los perjuicios que ello ocasiona, además de ser violatorio a las leyes nacionales, y solicita la derogación del mencionado decreto.

Inmediatamente Borlenghi solicita para todos los empleados de comercio de la provincia, la sanción de una ley de apertura y cierre uniforme. Al mismo tiempo entrega a Solano Lima un proyecto de ley sobre dicho tema, elaborado por la Confederación para ser tratado en las sesiones extraordinarias de la Legislatura provincial.

El lunes 29 de marzo de 1943 la sociedad hace llegar a todos sus afiliados los folletos titulados “Un mensaje de luz y Esperanza”, publicados por la Confederación General de Empleados de Comercio. Se refiere a la campaña por la conquista de la ley de jubilaciones y la posición mantenida por la Confederación en el último Congreso de la CGT.

El domingo 4 de abril de 1943 la Sociedad se reúne para convocar a una Asamblea General ordinaria para el día jueves 8 de abril.   Ese día, se aprueban las siguientes resoluciones: ante la proximidad del inicio de las sesiones del Congreso Nacional donde se tratará el proyecto de ley de las jubilaciones ya aprobado por la Cámara de Diputados, se hace necesario realizar una intensa campaña al respecto. Por lo tanto, se resuelve crear una comisión que deberá elaborar un plan de acción, el que deberá subsistir  y activar en forma permanente hasta la sanción de la ley.  Al mismo tiempo se deberá iniciar una campaña para obtener un aumento de los salarios y revisar los salarios de cadetes y empleados ante los bajos sueldos que se pagan en general. Se hace un análisis del costo de vida y la especulación. Se acuerda además solicitar que las casas de comercio cobren al empleado el precio de costo de las mercaderías y tengan descuentos considerables sus familiares. Se gestionará que las casas de comercio hagan descuentos a los empleados que presenten el carnet de la sociedad con la cuota al día.

La Asamblea decide realizar una campaña activa con actos y volantes denunciando la especulación. Propone un censo de empleados a fin de determinar en forma clara y precisa cuáles son los inconvenientes de los empleados para la obtención del reconocimiento de sus servicios prestados, antigüedad y contribución a la futura Caja de Jubilaciones El propósito es orientar la acción gremial en una forma clara y bajo hechos concretos en los reclamos por salarios y mejores condiciones de trabajo. Se tiende además  apoyar las aspiraciones culturales, deportivas y artísticas. Entre otras medidas, se resuelve realizar un censo a través de una ficha personal donde  se anotarán todos los datos más importantes para una mejor evaluación.

La Asamblea resuelve apoyar a las democracias teniendo en cuenta las resoluciones de los  Congresos de la CTN y de la CGT sobre la necesidad de intensificar la ayuda a los países que luchan con las armas por su democracia en un mundo en guerra. Se crea una Comisión de ayuda a los EEUU, Rusia, Gran Bretaña y China respetando la voluntad del donante y que dichos fondos deben ingresar a la Confederación General de Empleados de Comercio.