¿Qué pasa en Atomo Supermercados?

Sin título

La aplicación de todas las normas que regulan las condiciones de trabajo salariales y  no salariales es una obligación para los empleadores. Pero en la realidad no siempre se cumplen.

La inspección de trabajo (policía del trabajo) depende del organismo del estado (Subsecretaría de Trabajo) destinado a controlar, vigilar y exigir el cumplimiento de las normas legales sobre las condiciones laborales (leyes, decretos, convenios colectivos, etc.) y puede aplicarle sanciones al empleador en caso de incumplimiento. Su intervención puede ser de oficio o como consecuencia de la presentación de denuncias por parte de los trabajadores o de los sindicatos.

Existen normas que regulan la inspección de trabajo: Convenios  81 y 129 de la OIT sobre la inspección del trabajo en la industria y el comercio, Ley 25.877 (Sistema Integral de Inspección del Trabajo y la Seguridad Social), Ley 25.212 (Pacto Federal del Trabajo que regula las sanciones), Ley 19.587 de Higiene y Seguridad en el trabajo.

La intervención de la inspección de trabajo se solicita mediante la presentación de denuncias. Estas pueden ser presentadas por trabajadores en forma individual, por los representantes de los trabajadores o por la asociación sindical con personería gremial ante la autoridad de trabajo correspondiente (Subsecretaría de Trabajo en Mendoza). Una vez presentada la denuncia, es obligatoria la intervención de inspectores.

Cabe aclarar que los sindicatos no tenemos poder de policía, por lo cual se pide la actuación de los inspectores de la Subsecretaría de Trabajo, quienes están facultados para requerir las informaciones necesarias, la presentación de libros y documentación laboral, interrogar al empleador y al personal, disponer la adopción de medidas para la salud, higiene y seguridad del trabajador y/o clausurar en caso de ser necesario.

Ante las infracciones (incumplimiento) de los empleadores (violación de los derechos laborales), la inspección de trabajo puede aplicar diversas sanciones, según las infracciones sean leves, graves o muy graves.

Tras las exhaustivas inspecciones realizadas en MILLÁN SA se han detectado irregularidades como las siguientes:

  • No se abona la totalidad de las horas trabajadas.
  • No se otorgan la totalidad de los francos correspondientes.
  • No se paga el adicional a las cajeras/ cajeros.
  • Las notificaciones de vacaciones no cumplen con las formalidades exigidas por la ley y convenio colectivo de trabajo 130/75.

Resulta ardua y difícil la tarea en este caso porque no contamos con delegados gremiales en la empresa, quienes cumplirían un rol activo para facilitar la tarea de los inspectores.

¿Por qué cuando se convocó a  elección de delegados en Átomo ninguno se presentó?

Ojalá el tiempo y el conocimiento de sus derechos, respaldados por leyes laborales y por sindicatos como el nuestro que trabajan para que se cumplan, permita a los compañeros trabajadores entender que su participación es valiosa para ayudar a garantizar el correcto registro de las relaciones laborales.

Sin título